domingo, 17 de julio de 2016

La foto de la semana (#80)

La Sky Cycle de Japan Monkey Park


Como he comentado ya en varias ocasiones, a menudo hay ciertas temáticas, notícias o curiosidades que trascienden de las páginas especializadas en parques temáticos y de atracciones, superan la barrera mediática y llegan de una u otra manera a oídos (o vista) del público general, aquél que para nada está familiarizado con el tema de los parques. Ocurre cada vez que os preguntan si sabéis algo sobre Kingda Ka (y os ponen el clásico vídeo on-ride), sobre el parque temático de Ferrari World en Abu Dhabi o, de manera más trágica, en las contadas ocasiones en las que ocurre un accidente.

Teniendo esto en cuenta, hay un concepto o imagen que en muchas ocasiones he recibido (generalmente en forma de mensaje privado por alguna de las redes sociales que frecuento) y es el de las Sky Cycles japonesas, una ride altamente popular en Japón y que en muchas ocasiones ha sorprendido por estos lares debido a la sencillez del concepto, sin saber que en el continente europeo, por ejemplo, también existe el mismo concepto:


En el caso de Japón (y lo hago extensivo a China), la fiebre por las Sky Cycles dominó gran parte de la década de los años 90, pese a que todo empezó en Washuzan Highland Amusement Park, a las afueras de Osaka, la bici-coaster que generalmente todo el mundo ha visto en alguna que otra fotografía, como esta:

FOTO: Getty Images

El caso es que el ejemplo de Washuzan Highland Amusement Park no es aislado y hoy en día no hay parque japonés que no cuente con esta ride como algo fijo en su catálogo, de manera similar a como ocurre en occidente con los flumes, los rápidos o las free-falls.

Como he dicho, occidente también cuenta con cycling coasters de este tipo, consistentes en trenes de una o dos personas donde el principal secreto es pedalear hasta llegar al final del recorrido, variando la tecnología y sofisticado del diseño. Pero es quizás en Japón donde la tecnología se ha distribuido de manera mucho más específica, llegandose incluso a facturar por no menos de media docena de empresas.

Hoy os hablaré de Dream Cycle, la ride de Japan Monkey Park que pude probar a finales del año pasado a escasos kilómetros de Nagoya y que está facturada por Senyo Kogyo, una empresa japonesa especializada en la construcción de norias, coasters y algunas rides de parques, como las Sky Cycles que nos ocupan hoy.


Para empezar vale la pena indicar que más que las posibles vistas o paisaje, en este ejemplo creo que lo más importante es la experiencia en sí. El ir a bordo de semejante invento, hacer funcionar el mecanismo y recorrer el par de centenar de metros que nos separan del regreso a la estación.

Tras llegar a la estación y subir a bordo del vehículo, es momento de enfundarse el cinturón de seguridad que nos sujetará al asiento y tomar posesión de los pedales con los que nos moveremos por el circuito.



Vale la pena indicar que una característica especial que tienen las Sky Cycles japonesas frente a las versiones occidentales es que en numerosas ocasiones nada más empezar el recorrido afrontamos un pequeño lift que nos eleva a unos 6 u 8 metros de altura por lo que una vez salimos de ese lift el mismo recorrido hace una pequeña y casi imperceptible pendiente, lo cual permite que podamos dejar de pedalear ya que el tandem seguirá circulando poco a poco si no lo frenamos. Este es el aspecto que presenta dicha estructura en el ejemplo de Japan Monkey Park:


Una vez pasado el lift, el recorrido no es que sea demasiado complicado en el caso de este parque (me consta que en otros la cosa transcurre a través de bosques y laderas de montaña). Supongo que el principal atractivo en este es que en todo momento estamos rodeados de tracks de coasters (junto a Dream Cycle transcurren Highway Coaster y Monkey Coaster) y poco más.

La verdad es que desde la mitad del recorrido hasta el final tuve que pedalear bastante para llegar a la estación ya que el recorrido perdió gran parte de la pendiente que había acumulado. De hecho si echáis un vistazo al vlog que colgué en su día grabado en ese mismo parque, os hice una pequeña crónica de cómo había sido la experiencia.


¿En general? Una ride muy curiosa, sobretodo por la parte del lift en la que literalmente te sientes sobre un lift de coaster con su clásico sonido, pero estando a bordo de una simple bicicleta. Por todo lo demás, una ride de paseo bastante sencilla y basada en el posible potencial que pueda ofrecer las vistas que tengamos o la altura que adquiramos a bordo de sus vehículos (que en el caso de Japan Monkey Park era una pista de karts situada a unos 10 metros de altura por debajo de nosotros).

Por todo lo demás, una ride de paseo más, sin demasiado secreto más allá de la aparente libertad de movimiento que tenemos al poder controlar la velocidad del vehículo.

¡Por cierto! Desconozco cómo debe ser la política de uso en cada parque, pero por lo menos en Japan Monkey Park estaba absolutamente prohibido portar cámara de fotos estando a bordo de esta ride. Es por ello que no pude sacar ninguna fotografía decente de su más que curioso on-ride. Tenedlo en cuenta si queréis visitar los parques japoneses, pues es posible que esta política se repita en la gran mayoría de casos.

*****

Otras fotos de la semana:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada