domingo, 1 de mayo de 2016

La foto de la semana (#79)

Las pungiballs de Zamperla en el Prater


Que Zamperla es hoy en día una de las empresas constructoras, distribuidoras, diseñadoras y fabricantes de rides y coasters es algo que no se le escapa al más novato de los entusiastas del mundillo. Su nombre resuena constantemente allá por donde vayamos, encontrando ejemplos de sus miles de producciones en lugares tan remotos como Sudáfrica, Australia, Chile o incluso Corea del Norte.

Pero lo cierto es que estamos quizás acostumbrados a ejemplos de la empresa italiana muy extendidos como pueden ser las Disk'O, los Rockin' Tugs o las decenas de spin-rides que guardan en su catálogo y nos olvidamos de la amplia baraja de posibilidades que la empresa guarda y guardó durante sus primeros años.


Pensamos además que Zamperla es una empresa relativamente nueva y no amigos y amigas, estamos ante la que podría ser una de las empresas más longevas del sector ya que hay que remontarse a 1966 para encontrar sus orígenes (¡y en este mundo 60 años son muchos años!). En los 60 la compañía empezó a experimentar la construcción de pequeñas atracciones y la adaptación de las por entonces escasas flats (la mayoría transportables) a un ambiente más kiddie.

Lo que probablemente muy poc@s sabríais hasta ahora es que Zamperla siempre se ha dedicado también al sector de las máquinas recreativas en ferias y parques de atracciones, siendo quizás las décadas de los 70, 80 y 90 su época dorada en cuanto a este tipo de material se refiere.


En mi reciente visita al Wiener Prater tuve tiempo de sobras para poderme fijar en algunos ejemplos de este tipo de recreativas y encontré varios muy curiosos, hoy os traigo uno de ellos, se trata de una punching-ball machine, que en el caso de Zamperla se encargaron de bautizar como pungiballs (ya sabéis que Zamperla otorga un nombre propio a todas sus rides, incluso si ya tienen una nomenclatura en otras empresas).

Encontré varios modelos de la máquina, pertenecientes a décadas distintas. La máquina que encabeza la entrada data de los años 80 mientras que la que aparece en las demás fotografías, como podréis observar a través de la placa de fabricación que pude fotografiar, data de finales de los 90.


Probablemente hayáis probado alguna de estas en alguna feria o sala de arcades y ahora mismo os encontréis pensando en si era o no una creación de Zamperla. Ciertamente hay que remarcar que la empresa de origen italiano empezó la distribución de estas máquinas a principios de los 70 y a día de hoy únicamente se dedica al mantenimiento y reparación de algunas de ellas, por lo que cada vez es más difícil encontrarse con una de ellas, pero como os decía, en el Prater es donde encontraréis algunas de las más clásicas, además de otras máquinas de habilidad/fuerza, también de Zamperla, que fue creando y distribuyendo a lo largo de finales del siglo pasado.

Una muestra más, esta vez algo diferente, de que el Prater no solamente es hogar de algunas de las rides y coasters más míticas del continente, sino que todo lo que en él encontraremos desprende aroma vintage y antiguo que nos transportará a décadas pasadas.

*****

Otras fotos de la semana:

martes, 26 de abril de 2016

Tripsdrill: a fondo (Parte 1)


¡Ya era hora! Hacía ya meses, muchos meses, que no me ponía manos a la obra con la escritura de una nueva serie de entradas analizando la estructura y contenido de un parque de atracciones o temático y desde luego, creo que he ido a elegir uno de los mejores para volver a retomar la faceta del análisis: Erlebnispark Tripsdrill, o como se le conoce más popularmente, Tripsdrill.

Creo que no aporto ningún dato nuevo si os confieso que es uno de mis parques temáticos favoritos, sin ser excesivamente amplio o sin contener un sinfín de rides, Tripsdrill es un parque que concentra una cantidad de mimo hacia el detalle, originalidad y singularidad que le otorgan un toque totalmente único y digno de incluirlo en la que es conocida como el "tridente sagrado" de los parques alemanes, formada por Europa Park, Holiday Park y Tripsdrill.

Sin más dilación hoy, en Bloggercoaster, me dispongo a retomar las riendas de una ronda de entradas de análisis sobre el pintoresco y mítico Tripsdrill, en la Alemania del sur.

martes, 19 de abril de 2016

¡Nos vamos a Viena!

Así es, amigos y amigas de Bloggercoaster, en estos momentos me encuentro ordenando como buenamente puedo la mochila de viaje ya que en apenas unas horas partiré hacia la primera aventura parqueril del año en una de mis ciudades fetiche de la que os he hablado ya en varias ocasiones y la cual contiene una de las joyas más preciadas por cualquier entusiasta de parques que se precie. Me refiero a Viena, hogar del siempre amado y respetado Wiener Prater o Prater Park, para los amigos.

Os dejo aquí la foto que acabo de colgar en el perfil de Instagram del blog (@bloggercoaster) donde podéis observar el poco espacio que me queda para la ropa. Así os podéis hacer una idea de todo lo que lleva tras de sí uno de estos viajecitos, a nivel tecnológico:


miércoles, 13 de abril de 2016

Bloggercoaster Museum (#13.3)


Retomando la segunda parte del análisis al auca publicitaria de Parque de Atracciones Apolo, como pudimos ver a través de esa segunda entrega, el parque ofrecía una atracción principal bien marcada y con el nombre de Autogruta, donde podíamos movernos por distintos entornos temáticos relacionados principalmente con los viajes exóticos, el misticismo y el infierno.

Durante esta tercera entrega, nos dedicaremos a analizar las 24 viñetas restantes, donde se nos describirá con todo lujo de detalles el resto de rides que poblaban este local de la Barcelona más ociosa de principios de siglo XX:


25. La siguiente ride que se nos nombra es el Río Misterioso, una atracción de paseo a través de barcas desplazándose por canales de agua y visualizando paisajes y entornos relacionados con el mundo marino y costero.

26. A su vez parece ser que el combo entre Río Misterioso y el Tren de Miniatura era aquí tangible pues, por lo que muestra la ilustración, las estaciones de ambas convivían una al lado de la otra.


27. Como ya os comenté en las anteriores entradas donde hablamos del Parque de Atracciones Apolo, su ride más destacada y aquella que atrajo más alabanzas fue la Autopista, una gran pista de bumper cars (una ride que por entonces apenas empezaba sus andanzas y se veía como una gran innovacion).

28. En este ilustración, como en la anterior, podemos ver al detalle qué aspecto presentaban los coches de la Autopista, que me recuerdan ligeramente al que presentaban los antiguos trenes de la ya desaparecida Montaña Rusa de Tibidabo, sino echad un vistazo a la entrada que ya le dediqué en su día a través del Bloggercoaster Museum.

29. Pasamos de las más puras atracciones mecánicas a todo un clásico en los parques antiguos que poblaban el mundo a principios y mitad del siglo XX, antes de que las grandes estructuras captasen por completo la atención del gran público: las casetas de juegos y tiros. En este punto se pueden ver distintas secciones dedicadas como el Tiro de Aviones, los Cocos o el Pim Pam Pum (tipo de juego este último, por cierto, que también se pudo ver tanto en Saturno Parque como en el Parc del Turó, en la misma Barcelona).

30. En esta viñeta podemos ver algo parecido a lo que sería una zona de recreativas de la época, más propias de juegos de habilidad o fuerza, como es el caso del punching ball que hoy en día todavía podemos encontrar en algunas ferias o salas de juego.


31. Aquí se nos presenta un elemento que ha estado presente de manera casi obligatoria en todos los parques antiguos que han sabido respetar y preservar sus instalaciones más clásicas. Me refiero a la típica fun house, que en este caso recibía el nombre de Casa de la Risa.

32. No entiendo muy bien esta viñeta, en el sentido de que parece no tener relación con el entorno en el que nos encontramos, a no ser que la fun house de Casa de la Risa estuviera representada por un caserón construido en el interior del parque y, a través de sus pasillos y ventanales, fuera donde se desarrollara el recorrido natural de esta ride.


33. Como podemos ver aquí, uno de los puntos destacados de esta pequeña fun house era la parte en la que un ventilador levantaba intencionadamente las faldas de las señoritas, provocando probablemente las risas y el jolgorio por parte de los visitantes del parque. Podemos ver también en la parte izquierda de la imagen lo que parecía ser un tobogán, lo cual nos da a entender que había distintos niveles de alturas que se salvaban, entre otras maneras, lanzándose tobogán abajo.

34. Esta es quizás la ride que más intrigado me tiene de todo el parque, recibiendo el nombre de Start, me recuerda vagamente a algunas norias que se pueden encontrar todavía hoy en día en algunos parques de atracciones ambulantes y ferias estatales de EEUU, uniendo el concepto de otra ride llamada Looper que también podemos encontrar en parques tan dispares como Knoebels (Pennsylvania, EEUU)  o Hanayashiki (en Tokyo). Lo que está claro es que a través de un eje central y a bordo de una góndola giratoria, se podía conseguir estar bocabajo en algún momento del ciclo de esta extraña Start.


35. Nos topamos con la segunda dark ride (tercera si contamos como tal el Río Misterioso) de todo el parque. Y en esta ocasión podemos ver la estación de carga de Autovía: La Vuelta al Mundo, una dark ride similar a la Autogruta, pero por lo visto con más tranquilidad y con una temática algo más agradable y familiar como es el hecho de viajar por todo el mundo a bordo de unas vagonetas de diseño exquisito.

36. Este elemento visual se repite en muchísimos puntos tanto de la publicidad del parque como de la cartelería y postales que se conservan del mismo: una enorme bola terráquea alrededor de la cual las vagonetas describían una curva panorámica. Este probablemente debía ser el punto álgido de la Autovía: La vuelta al Mundo.


37. Llegamos a La Ciudad Encantada, que presumía de tener una de las fachadas más espectaculares de todo el recinto, a base de fantasía y arquitectura de cuento.

38. Como podemos ver, se trata del clásico laberinto o maze, en el que los aventureros visitantes debían completar un estrecho recorrido laberíntico a la búsqueda del final del recorrido mientras sobre sus cabezas observaban un entorno repleto de dioramas, maquetas y elementos fantásticos.


39. Otro clásico de la época (y que lo sigue siendo hoy en día, pese a la proliferación de las máquinas arcade) es la sala con futbolines y billares, aunque de esta viñeta me gustaría destacar dos elementos: arriba del todo podemos visualizar claramente una mesa de ping-pong y, a la derecha, podemos ver gente sentada y manejando una especie de volante en algo que parece recibir el nombre de Micro Pista, lo que me da a entender que probablemente ya por entonces existían las pistas de competición de coches en miniatura.

40. Vuelve a hacer acto de presencia el Tren en Miniatura, en esta ocasión indicándonos que ofrecía un silbido, por lo que es más que probablemente que a nivel sonoro ese silbido fuese el protagonista de muchas de las veladas en el Parque de Atracciones Apolo, más allá del algarabío de la gente pasándoselo de fábula.


41. Como ya os indiqué en la primera parte del análisis a este auca publicitaria, Josep Vallès, promotor y empresario responsable de este Parque de Atracciones Apolo, fue también propietario de los primeros fotomatones que existieron en Barcelona. Al entender de fotografía, no es de extrañar que en el Apolo pudieras sacarte fotografías en actitud cómica y con disfraces, algo que todavía hoy en día perdura en muchos parques de atracciones (generalmente a precios astronómicos, vale la pena indicar).

42. En esta viñeta podemos encontrar algo que me llena mucho de curiosidad ya que podría ser el indicativo de que Tibidabo no fue el único parque que contuvo en su interior una sala dedicada a autómatas. Este pequeño Museo y la leyenda "los muñecos en movimiento" da a entender que probablemente Parque de Atracciones Apolo contaba con su propia colección de autómatas.


43. Como ya indiqué en la entrada inicial de este capítulo del Bloggercoaster Museum, aquí se hace mención a las Voladoras, o lo que es lo mismo, una versión primitiva y muy básica de una de las rides más extendidas hoy en día en todos los parques de atracciones y temáticos del mundo: las wave swingers.

44. En esta ilustración podemos observar como la pista de patinaje que se encargaron de añadir a posteriori al recinto, era en el exterior (ya que si nos fijamos podemos ver la fachada exterior del Apolo así como nubes en la parte superior).


45. En este punto probablemente nos encontremos ante la visión más primitiva de los carruseles curvados que más tarde derivarían en los Music Express de los 80, en este caso bajo el nombre de Olas.

46. Dejamos atrás por completo el concepto de parque de atracciones y estas últimas viñetas se centran más en mostrar un aspecto más lúdico y calmado del recinto Apolo, como es en este caso el Bar.


47. Finalmente y como si de un guiño hacia el futuro se tratase, aquí podemos ver en todo su esplendor lo que con el paso de las décadas se convertiría en el vestigio final de la marca Apolo. En esta penúltima imagen podéis observar el aspecto que presentaba por entonces la sala Apolo, con el escenario y esa característica balconada que rodeaba por completo la pista.

Y para que veáis que se trata de la misma pista de baile que hoy en día sigue abriendo semanalmente y ofreciendo los mejores artistas del panorama musical, echad un vistazo al aspecto que presenta hoy en día esta sala:


48.  Retomamos el auca y la historia con la que dimos el pistoletazo de salida al recorrido por estas 48 viñetas, recordando las dos parejas (la mayor y la de recién casados), que salen ahora ya con sonrisas de oreja a oreja, de un día de ocio y diversión en el Parque de Atracciones Apolo.

Para finalizar, vale la pena echar un vistazo al faldón que ponía el punto y final al auca y donde se mostraba información comercial y de identidad del cartel que la persona tenía en esos momentos en sus manos:


Reza lo siguiente:

"RECUERDO del APOLO y sus fantásticas, emocionantes y divertidas Atracciones"

Más abajo la dirección, el teléfono (mucho ojo, sin ni siquiera prefijo), el distrito y finalmente la ciudad, Barcelona.

*****

Y hasta aquí llega este extenso y detallado análisis de una auténtica pieza de coleccionista, una de las piezas más cotizadas de este cada vez más amplio Bloggercoaster Museum, donde de la manera más humilde y minuciosa posible he querido transmitiros el encanto y la nostalgia que rezuma este documento tan preciado hoy en día en los círculos de coleccionistas sobre material de la época.

Vale la pena echar un vistazo, no solamente por lo que se nos oculta en todo momento acerca del pasado que tuvo una ciudad, Barcelona, donde llegaron a convivir 3 y hasta 4 parques de atracciones a la vez, sino también para hacernos una idea más completa de las atracciones y elementos temáticos que ya por entonces reinaban en los parques de atracciones de todo el mundo.

Si alguna vez asistís a un concierto o una sesión de música dentro de la Sala Apolo en Barcelona, si os mezcláis entre sus balcones, su pista o ante su escenario, recordad que allí mismo, muchas décadas atrás, existió el que posiblemente haya sido el mayor parque de atracciones indoor de España.

lunes, 11 de abril de 2016

Trending Parks - Semana #6


Empezamos una nueva semana y conforme la primavera avanza, también lo hace el ciclo natural de las temporadas en los parques, que cuales flores en el prado, van abriéndose y mostrando a todo el mundo sus bellas novedades y flamantes adquisiciones de cara a este 2016.

Así es como a través de las redes sociales (como Twitter, Facebook, Instagram o Youtube) los parques dan a conocer las novedades con espectaculares fotografías o vídeos que son compartidos hasta la saciedad y así es como se marca lo que decidí bautizar como los Trending Parks. De esta manera, mediante este noticiero, conoceremos esta semana qué es lo que más se ha movido por las redes y, por ende, lo que más ha llamado la atención a los internautas de medio mundo: