domingo, 1 de mayo de 2016

La foto de la semana (#79)

Las pungiballs de Zamperla en el Prater


Que Zamperla es hoy en día una de las empresas constructoras, distribuidoras, diseñadoras y fabricantes de rides y coasters es algo que no se le escapa al más novato de los entusiastas del mundillo. Su nombre resuena constantemente allá por donde vayamos, encontrando ejemplos de sus miles de producciones en lugares tan remotos como Sudáfrica, Australia, Chile o incluso Corea del Norte.

Pero lo cierto es que estamos quizás acostumbrados a ejemplos de la empresa italiana muy extendidos como pueden ser las Disk'O, los Rockin' Tugs o las decenas de spin-rides que guardan en su catálogo y nos olvidamos de la amplia baraja de posibilidades que la empresa guarda y guardó durante sus primeros años.


Pensamos además que Zamperla es una empresa relativamente nueva y no amigos y amigas, estamos ante la que podría ser una de las empresas más longevas del sector ya que hay que remontarse a 1966 para encontrar sus orígenes (¡y en este mundo 60 años son muchos años!). En los 60 la compañía empezó a experimentar la construcción de pequeñas atracciones y la adaptación de las por entonces escasas flats (la mayoría transportables) a un ambiente más kiddie.

Lo que probablemente muy poc@s sabríais hasta ahora es que Zamperla siempre se ha dedicado también al sector de las máquinas recreativas en ferias y parques de atracciones, siendo quizás las décadas de los 70, 80 y 90 su época dorada en cuanto a este tipo de material se refiere.


En mi reciente visita al Wiener Prater tuve tiempo de sobras para poderme fijar en algunos ejemplos de este tipo de recreativas y encontré varios muy curiosos, hoy os traigo uno de ellos, se trata de una punching-ball machine, que en el caso de Zamperla se encargaron de bautizar como pungiballs (ya sabéis que Zamperla otorga un nombre propio a todas sus rides, incluso si ya tienen una nomenclatura en otras empresas).

Encontré varios modelos de la máquina, pertenecientes a décadas distintas. La máquina que encabeza la entrada data de los años 80 mientras que la que aparece en las demás fotografías, como podréis observar a través de la placa de fabricación que pude fotografiar, data de finales de los 90.


Probablemente hayáis probado alguna de estas en alguna feria o sala de arcades y ahora mismo os encontréis pensando en si era o no una creación de Zamperla. Ciertamente hay que remarcar que la empresa de origen italiano empezó la distribución de estas máquinas a principios de los 70 y a día de hoy únicamente se dedica al mantenimiento y reparación de algunas de ellas, por lo que cada vez es más difícil encontrarse con una de ellas, pero como os decía, en el Prater es donde encontraréis algunas de las más clásicas, además de otras máquinas de habilidad/fuerza, también de Zamperla, que fue creando y distribuyendo a lo largo de finales del siglo pasado.

Una muestra más, esta vez algo diferente, de que el Prater no solamente es hogar de algunas de las rides y coasters más míticas del continente, sino que todo lo que en él encontraremos desprende aroma vintage y antiguo que nos transportará a décadas pasadas.

*****

Otras fotos de la semana:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada