martes, 7 de febrero de 2017

Bloggercoaster Museum (#14)

Guía del parque de atracciones Tibidabo
(Parque de Atracciones Tibidabo, 1978)

Los seguidores y seguidoras más fieles sabréis ya que pese a todas las entregas que llevamos del Bloggercoaster Museum hay un parque del cual os he mostrado ya en varias ocasiones algún documento o curiosidad digna de ser mencionada: el Tibidabo.

El parque de atracciones más longevo y conocido de Barcelona, ha ofrecido diversión, magia y ocio a generaciones y generaciones de habitantes de la ciudad condal, además de a millones de visitantes de todo el mundo que quedan prendados por las vistas, la situación geográfica y, en general, el espíritu del parque.

Siguiendo esta premisa hoy, en Bloggercoaster, he decidido dedicar una de las particulares "salas" de este museo virtual para mostraros con todo lujo de detalles un documento con relativa antigüedad (casi 40 años ya) que nos mostrará un parque distinto al que conocemos hoy en día, pero no con la diferencia de años de las primeras temporadas, cuando apenas se encontraba alguna atracción mecánica en las inmediaciones de la montaña mágica:

"... ya nunca olvida Barcelona"

Y es que si algo tiene Tibidabo es que su nombre viene ligado directamente a la ciudad, así como la ciudad va ligada directamente al parque, en una especie de simbiosis temática que hace que el visitante del parque crea poder conocer todos los detalles de Barcelona simplemente con observarla a bordo de l'Avió o apoyados en la barandilla de los numerosos miradores que ofrece el parque.

Esta era también la premisa de este tríptico que servía de guía para los visitantes del Tibidabo en el año 1978, una época en la que el parque se encontraba en horas bajas, intentando competir temporada tras temporada con el innovador y vanguardista Parque de Atracciones de Montjuic y con la sombra del cierre o desmantelado siempre planeando sobre la montaña.

La pieza que os presento en esta entrada está compuesta por 4 partes diferenciadas entre sí tanto por la información como por el aspecto estético, se presenta en un papel mate que presenta alguna suciedad y desgaste por el paso del tiempo pero que he tratado de restaurar a la hora de digitalizar el documento.


En primer lugar nos encontramos con una portada de la guía, con el imagotipo que tuvo durante prácticamente 30 años el parque, formado por la tipografía en azul y blanco, un semicírculo crepuscular de fondo, y el perfil de la Serra de Collserola, donde se pueden adivinar las siluetas de varios de los puntos destacados del parque, a modo de skyline.

Justo bajo el imagotipo nos encontramos con una clásica vista aérea del parque donde llama especial atención la intencionalidad de destacar el templo expiatorio del Sagrado Corazón, edificio de corte religioso construido en un largo periodo de 30 años y que se culminó en 1961.

En la parte inferior de esta parte frontal nos encontramos una viñeta amarilla en la que se nos indica, en distintas tipografías, la leyenda "PARQUE DE ATRACCIONES" (fundado en 1901) y un simple apostillado que reza *LA MONTAÑA DE LAS DIVERSIONES*:

 Acompañando la parte trasera del folleto encontramos la que quizás es la cara más útil y detallada de todo el tríptico, ya que en ella encontramos el mapa ilustrado del parque y un listado numérico para que podamos localizar las rides y edificios que lo componían por entonces.

Llama la atención la existencia por entonces de una serie de rides que en la actualidad ya no podemos encontrar en el recinto, de hecho muchas de ellas ni siquiera han cambiado sino que directamente han pasado a mejor vida. Es el caso de rides como el Laberinto (5) , los Platillos de Combate (12), el Mini Escalextric (15) o el Látigo (21).

También es curioso descubrir que el número de credits que ofrecía el parque por entonces era solamente uno, llamado aquí Montañas Rusas (8) y que posteriormente se convertiría en la mítica Montaña Rusa, que vivió en el parque hasta 2009. Ya que el Tibidabo Express se instaló en 1990, en lugar de lo que por entonces era el Tren Miniatura (7). De hecho podéis observar que el túnel por el que pasa el actual Tibidabo Express es exactamente el mismo que se puede observar en este mapa de 1978:
 Ocupando todo el interior de la guía nos encontramos con tres piezas que, unidas, forman un cuerpo central repleto de una mezcla caótica de fotografías, ilustraciones y texto (algo que hoy en día se lleva al mínimo ya que lo que más interesa es reproducir el mapa, la restauración o los horarios de los espectáculos).

En las esquinas superiores nos encontramos con un texto descriptivo y comercial que nos indica:

"El Tibidabo, a 501 metros de altura, es el lugar ideal para realizar una excursión que, sin salir de la Ciudad, combina los más atractivos elementos:

  • Acceso singular, mediante tranvía (último en la Península) y Funicular;
  • Bellas panorámicas de Barcelona y sus entornos;
  • Diversiones y pasatiempos al aire libre;
  • Un funcional servicio de hostelería (restaurante típico LA MASIA, autoservicio LA MIRANDA) y comidas pic-nic al aire libre;
  • Y el ambiente grato, apacible y familiar de la cumbre de la montaña."



Vemos que la premisa comercial del parque apenas ha variado en las últimas décadas, destacando siempre la facilidad de acceso por transporte público, la altura del parque con respecto al mar (y las vistas que ello implica) y el ambiente de relax y tranquilidad que se respira en la cumbre.

Tras una ilustración colorida y variada nos encontramos con fotografías que muestran el Castillo Encantado, la Rueda Panorámica, el mencionado Tren Miniatura, el Ferrocarril Aéreo, la Montaña Rusa y, en la parte derecha, los dos restaurantes que ofrecía por entonces el parque.

Vale la pena fijarse en el eslogan que firma toda esta composición del cuerpo central del panfleto donde se nos indica que "Quien visita el TIBIDABO ya nunca olvida Barcelona":


Por último nos queda por observar la parte trasera del folleto, la que más información práctica nos puede aportar si lo que queríamos por entonces era escaparnos al parque de atracciones.

En la parte superior de nuevo se repite el imagotipo del parque, así como la viñeta amarilla con las distintas tipografías.

Continúan dos fotografías (una del mítico Tranvía Azul que todavía existe a día de hoy y otra del Funicular, que sigue siendo una de las maneras más populares de acceder al parque). Bajo las fotografías nos encontramos información sobre el itinerario de los autobuses que nos llevarán al parque, así como la llegada a través de lo que por entonces se llamaba Ferrocarril de Sarriá (actualmente Ferrocarrils Catalans). Por último también se nombra que el taxi nos podía acercar por entonces hasta la parada del Tranvía Azul o hasta la Estación del Funicular.

Observamos pues que la intención del parque de no llamar a la visita en vehículo particular (coche o moto) ya por entonces era una premisa constante y, por qué no decirlo, un dolor de cabeza para el propio parque:
Algunos aspectos técnicos:
  • Tipo de archivo: tríptico/guía con gráficos, fotografías y texto.
  • Medidas: 30x20cm
  • Editorial: Aramar
  • Fecha impresión: 1977
  • Motivo: guía del parque de atracciones Tibidabo.
*****

Otras piezas del Bloggercoaster Museum:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada