sábado, 14 de marzo de 2015

Bloggercoaster Museum (#12.1)


Primera guía oficial de Saturno Parque 
(Saturno Parque, 1911)

De nuevo volvemos a desempolvar las estancias del Bloggercoaster Museum para adentrarnos de lleno en tiempos pasados, casi fantasmales, de otra época, de otra historia que nosotros apenas conocemos por lo que hemos estudiado en libros pero que fue una realidad tiempo ha.

Hoy viajamos más de un siglo atrás en la historia para descubrir una auténtica pieza de museo, quizás una de las piezas más preciadas de mi colección particular, algo que me costó mucho encontrar y adquirir y que hoy os traigo para que podamos admirar todos al detalle. Además, informándome sobre su procedencia y existencia, puedo corroborar que a día de hoy es posiblemente la única pieza que se conserve con estas características y desde luego que se muestre públicamente, por lo que el valor de este documento es prácticamente incalculable.

Se trata de una guía de 66 páginas que en su día sirvió como folleto de bienvenida para un parque revolucionario en la ciudad de Barcelona, situado en lo que hoy en día conocemos como Parc de la Ciutadella, uno de los pulmones verdes más grandes y conocidos de la ciudad.


Viajamos en el tiempo hasta 1911, una época en la que la industria y la burguesía corrían de la mano en la ciudad condal, la riqueza de las clases emergentes era cada vez mayor y, por lo tanto, así también eran las facilidades e infraestructuras que emergían en muchos puntos de la ciudad. Tanto es así que durante las dos primeras décadas la ciudad llegó a tener hasta 4 parques simultaneamente.

Con una clara inspiración en los parques de atracciones norteamericanos e importando directamente las innovaciones que se encontraban en las distintas Exposiciones Universales que se celebraban en las ciudades más importantes del mundo, Saturno Parque (o Saturno Park) nació como un clon barcelonés del famoso Luna Park que triunfaba tremendamente en la bahía de un emergente Brooklyn, en New York.

Vale la pena indicar que esta entrada será doble, facilitándoos hoy la primera parte hasta la mitad del folleto y, si todo sale según lo previsto, la segunda parte para mañana dado que la cantidad de material gráfico a comentar y analizar es asombrosa.

¡Empecemos!


Para comenzar nos fijaremos en la portada que es el primer elemento decorativo con el que nos encontramos. Con una ilustración a color que ocupa la práctica totalidad del formato (hay que pensar que editar cualquier documento a principios de siglo pasado en color era un proceso muy costoso y privilegiado) podemos ver como varias parejas caminan apresuradamente en dirección a las puertas de Saturno Parque, puertas que son las mismas que hoy en día encontramos para acceder al Parc de la Ciutadella por el lado de Passeig d'Arc del Triomf.

En la esquina superior izquierda podemos ver un logotipo bastante rudimentario con una representación visual del planeta Saturno y la localización, por entonces conocida como Parque de Barcelona, concretamente la Plaza de Armas (ya que la Ciutadella fue utilizada antaño como polvorín y cuartel militar).

Abajo en un rectángulo verde oscuro podemos leer varios conceptos superpuestos. En tinta granate "Inauguración Mayo 1911" y en una tinta verde oscuro casi ilegible "Entrada gratuita", por lo que deducimos la fecha de impresión (previa a la inauguración) y que el precio de entrada inicial fue totalmente gratuito ya que el pago se realizaba por el acceso a cada ride:


Al abrir la guía nos encontramos en la página 1 un gran anuncio bellamente ilustrado y perteneciente a un ungüento crecepelo llamado Céfiro de Oriente-Lillo (hay que tener en cuenta que por aquella época este tipo de líquidos todavía gozaban de mucha credibilidad en la sociedad que justo empezaba a familiarizarse con la prensa y la cartelería impresa. Llama la atención el eslogan "El que es calvo es porque quiere".

A mano derecha nos encontramos ya con un texto de presentación propiamente dicho bajo un simple título que reza "Nuestro objeto". En este texto se nos explica la intención del parque que no es otra que la de suplir un hueco que por la época se hacía evidente. Se habían instalado de manera puntual algunas atracciones, pero la ciudad de Barcelona carecía totalmente de un parque de atracciones que las reuniera todas: "Con la fundación de Saturno-Parque hemos querido proveer á Barcelona y á sus visitantes de lo más notable que en el orden de diversiones y deportes figura en los mejoresparques análogos del extranjero, con la particularidad de ofrecerlo á precios verdaderamente módicos".

Firman el texto Prades, Bargués y Vasquez, imagino que los creadores y padres del proyecto.


En las siguientes 2 páginas nos encontramos varios anuncios publicitarios, a mano izquierda el de "Garriga y Roca - Almacenes de ferretería y batería de cocina" y donde podemos ver varias fotografías de una cizalla y algo similar a una pequeña cocina de gas.

A mano derecha nos encontramos con otro anuncio, en esta ocasión de "Old England - Grandes talleres de sastrería para señoras, caballeros y niños" situada en la actual Carrer de Pelai y donde se confeccionaban prendas 100% inglesas (se nota que por entonces el señorío y las apariencias lo eran todo en una sociedad que aprendía directamente de las sociedades más refinadas del viejo continente):


Tras esta primera ráfaga publicitaria ya se nos presenta al fin la que era la gran atracción del parque, el reclamo que usaron durante los 10 años de existencia del mismo para venderlo por toda la ciudad: la coaster de Los Urales y el Water-Chute.

De Los Urales ya os hablé aquí mismo en Bloggercoaster tiempo atrás, de como esta coaster con ascensor se construyó en 1909 para la Exposición Regional Valenciana y se trajo al finalizar la misma para ser instalada como gran novedad en Saturno Park. En el texto que acompaña a estas dos páginas se nos puntualiza que "Admirablemente sujetas á los rieles, inseparables de ellos merced á un sistema de dobles ruedas y seguras en su marcha por una matemática disposición de frenos que no puede fallar, las vagonetas descienden y ascienden rápidamente, dando ahora la sensación del vacío y enseguida la de caminar sobre terreno firme, para precipitarse de nuevo y ascender definitivamente...". Trataban de explicar así el fenómeno del airtime a principios de siglo XX.

Nos hablan también del Water-Chute, una ride en la que una barca era arastrada por una rampa a 45º de inclinación hasta alcanzar la altura de 8 metros y luego era soltada para descender rápidamente por la rampa y acabar chocando contra el agua del lago central, nos lo narran así: "No es posible imaginar una sensación tal. El vértigo que se inicía es enorme; pero instantáneo. Porque antes de que los pasajeros se den cuenta, óyese el choque de la barquilla en el agua, levántese alrededor de la misma un torbellino de agua (que nunca alcanza á los pasajeros por estar provista de un bien dispuesto toldo) y la pequeña nave victoriosa se desliza nuevamente en el lago hacia el desembarcadero."

Llama también la atención que hagan hincapié en la iluminación eléctrica que se encontraba en toda la estructura así como los palcos que se distribuían alrededor del lago, una estampa que seguramente sería espectacular. Imaginad en plena noche de verano los trenes de Los Urales corriendo por la estructura elevada, las barcas del Water-Chute deslizándose y chocando contra el agua y el bullicio de la crême de la crême de la ciudad parloteando observando desde los palcos. De repente me viene a la cabeza la bonita estampa de Tivoli Gardens en Dinamarca:


En la siguiente doble página percibimos la que será la estructura de toda la guía: en una doble página información del parque, en la siguiente publicidad de una o varias empresas/entidades.

Así pues en esta ocasión nos encontramos con 5 anuncios en total. A mano izquierda podemos ver los de "Leche de Vaca y Cabra - Torre del Pla" y "Sombrerería Gasol" (llama la atención hoy en día la ausencia total de elementos propios del catalán, escrito todo en un perfecto y refinado castellano.

A mano derecha encontramos 3 anuncios en total: "Fundición de bronces y otros metales - Adolfo y Ramón Vilella", "Camisería - F. Vehils y Vidal" y en un tamaño superior al de los dos anteriores "Fábrica de Lonas y Taller de Velámen - Maristany Hnos.":


La siguiente doble página se presenta mucho más jugosa y es que podemos ver dos grandes fotografías donde se nos muestran, a todo detalle, las dos rides que se nos han comentado anteriormente.

Por una parte a la izquierda vemos una imagen general con la imponente torre de Los Urales, la rampa del Water-Chute e incluso podemos vislumbrar una carretilla de la coaster llegando al tramo final en el que era frenada para entrar en el ascensor que la hacía descender de vuelta.

A la derecha podemos ver una fotografía sacada desde lo alto de la torre y con una vista detallada del recorrido de la rampa, así como una de las barcas chocando fuertemente contra el agua y generando una notable salpicadura blanca. Ambas fotografías están tomadas durante el proceso de construcción y montaje de las estructuras en el parque ya que en la segunda podemos vislumbrar al fondo la característica silueta del Palau de Belles Arts, edificio que fue construido para la Exposición Universal de 1888 y que a día de hoy ya no se existe:


Para variar, las siguientes dos páginas están completamente dedicadas a varios anuncios publicitarios de bebidas alcohólicas de cierto renombre.

Por una parte a la izquierda y con un grabado de estilo claramente modernista que podría recordar la cartelería del prestigioso Tolouse-Lautrec nos encontramos con los "Vinos y Vermouths - Mayner y Plá".

A la derecha y en un sobrio anuncio en el que reza el eslogan de "pedid en todas partes que es el mejor" (publicidad básica, ¡qué fácil era por entonces!) el "Coñac Jimenez & Lamothe":


Volvemos a disfrutar de lujoso material gráfico en formato de fotografías para las páginas 12 y 13 de este valioso documento.

A la izquierda encontramos una fotografía panorámica de la estructura de Los Urales y el Water-Chute así como parte de los vallados pertenecientes a los palcos que los visitantes podían ocupar para tomar café o bebidas mientras observaban el paisaje y el movimiento en el lugar. Bajo esta fotografía podemos ver otra de las rides destacadas del parque, el Patín Siglo XX, una suerte de tobogán resbaladizo con una ligera inclinación y unas colchonetas de recepción en la parte más baja.

A la derecha vemos una fotografía correspondiente a la Plataforma de la risa o Rueda del Diablo (por lo visto no tenían demasiado claro el nombre antes de la inauguración). Una ride que si recordáis bien, pudimos ver que todavía se localiza en algunos parques de China y que gozó de extendida fama durante las primeras décadas del pasado siglo. Bajo esta, encontramos una fotografía de Tiro automático con figuras movibles, que como podéis imaginar se trata de una galería de tiro con sencillos autómatas en movimiento:


Es el turno de encontrarnos un par de páginas publicitarias más, en esta ocasión con dos anuncios a página entera.

Por una parte a la izquierda encontramos el recurso publicitario de "Talleres de Aserrar y Laborar - Peix y F. Llorach" y por otra parte a la derecha localizamos el taller de "Escultura Decorativa - Pedro Coll", que nos muestra una fotografía con uno de los bellos trabajos de decoración artesanal perteneciente al arco de las fiestas de mayo de 1910.

Como curiosidad, esta última empresa, y tal como indican en la parte baja del anuncio, fue la encargada de construir y decorar el portal del Café y el Palacio de la Muerte en el mismo Saturno Park:


A la siguiente doble página hay que prestarle especial atención pues en ella encontramos valiosa información indexada sobre las instalaciones que se podían encontrar inicialmente en el parque. Podéis visualizar toda la lista a través del enlace que os facilito bajo la fotografía a una versión con una resolución superior, para que la podáis leer nítidamente, pero llaman poderosamente la atención cosas como "Cuadros plásticos instructivos y morales", "Tiro de pichón", "Aparatos modernos para pesarse" o "Aparatos para recuperar las fuerzas mediante la electricidad". A saber qué pasaría hoy en día si a cualquier parque de atracciones se le ocurriera instalar alguna de estas maravillas en su interior.

A la derecha se nos muestra un detallado gravado en cuya zona inferior se nos explica a qué pertenece, concretamente a "La Flecha de los Cigarros". Hay que tener en cuenta que durante los primeros años del siglo XX los cigarros eran moneda de uso común en la mayoría de recintos y ferias de ocio, así que no era de extrañar que se usaran en juegos como este a modo de recompensa. En base esta caseta consistía en una ruleta de la fortuna basada en ganar cigarrillos con el pago de cigarrillos, pudiendo llegar a "ganar fácilmente cien ó dos cientos cigarros por valor de pesetas 25 ó 50 hasta 100 si es que las flechas le favorecen":


Pasamos, para no romper con la tradición, a una doble página publicitaria, en esta ocasión de nuevo con dos anuncios a plena página.

A mano izquierda nos topamos con "Especialidades Alimenticias - La Castellana", por lo visto uno de los proveedores de las delicatessen que se podían localizar para degustar en las zonas de restauración del parque.

A mano derecha encontramos el anuncio perteneciente a los "Grandes Almacenes de Sastrería - Pantaleoni Hnos.", con una elegante ilustración acompañada de la sugerente frase de "Precios sin Competencia":


Llega una doble página en la que se nos anuncian dos secciones del parque bastante inverosímiles y pintorescas. Por una parte a la izquierda se nos habla de la Galería Fotográfica, lugar en el que se nos podía realizar una fotografía de retrato para ser incluida en varios formatos, todo ello realizado por "un artista competente, cuyo trabajo está a la vista".

En la página de la derecha y torciendo un poco el cuello podemos ver una vista frontal de la fachada del Teatro, un recinto de unos 20 metros de ancho en cuyo interior se podía disfrutar de puntuales conciertos así como diversas obras de teatro, malabares y sombras chinas:


En esta ocasión, al pasar página, nos encontramos con el primer anuncio a doble página de toda la guía (y de hecho, el único), así que imagino que el anunciante pagaría en su momento una gran porción o invertiría una buena cantidad económica de cara a hacer posible el proyecto del Saturno Park.

Se trata de los "Grandes Almacenes - El Siglo", que vendrían a ser algo así como los precursores del actual Corte Inglés y en cuyo interior de sus galerías podíamos localizar más de 95 secciones distintas de productos como alimentos, ropa, juguetes o fotografía:


En las siguientes páginas (24 y 25) se nos presenta la estructura de una especie de mezcla entre espectáculo, walkthrough y circo de freaks, algo que he de confesar que en su momento debería ser espectacular y que probablemente hoy en día sería un plato de degustación bastante fino para cualquier parque que se precie.

Tal como se nos indica en el texto que acompaña el genial montaje fotográfico/ilustrativo con reminiscencias de art nouveau floral, al entrar al recinto se nos presentaba una distribución de 5 escenarios juntos, en cada uno de los cuales podíamos encontrar una especie de elementos decorativos que incorporaban rarezas provocadas probablemente por una sabia mezcla de ilusiones ópticas, marionetas y efectos de luz. Así pues se nos nombra la "Cabeza de María Stuart", "La mujer pez", "La mujer sirena", "el busto enigmático de Silvia" y "La Ninfa de las Flores".

Tiene pinta de que en realidad formaba todo de una especie de show coordinado con música y conducido por una voz cantante que, tal como se nos indica: "Un hábil conferenciante explicará en alta voz al público todos los Fenómenos con sus datos correspondientes":


Turno en las siguientes dos páginas para el rincón publicitario, en esta ocasión distribuido en 3 anuncios distintos.

A la izquierda encontramos quizás el más discreto de toda la guía, elegante y pulcro que recuerda quizás a la presentación de hoy en día de cualquier tarjeta de negocio, el de "Antonio Giner - Pintor". Bajo este mismo encontramos la publicidad de "Taller de Carpintería y Ebanistería Moderna - Eduardo Masuet" y una bella flor ornamental (rasgo distintivo del diseño y arte modernista floral).

El anuncio de la derecha, uno de mis favoritos en toda la guía, destila grandes dosis de comedia modernista, con una ilustración caricaturesca realizada por Ricard Opisso y perteneciente a la "Gran Sastrería - Pio Pantaleoni y Cia.", negocio situada en la que hoy es una de las arterias comerciales más caras y prestigiosas de Barcelona, el conocido Portal del Àngel:


Y para acabar esta primera parte del recorrido por semejante archivo histórico, se nos muestra en las siguientes dos páginas 4 gravados que nos ayudan a ilustrar un poco mejor la escenografía que se nos describía mediante texto en las páginas 24 y 25.

A mano izquierda vemos el gravado correspondiente a La Decapitación de María Stuart, una especie de trono con dos sables y una cabeza que, probablemente mediante un sistema de marioneta oculta tras el respaldo, sorprendería a los visitantes con amenas charlas o respuestas a sus preguntas.

Abajo vemos La mujer pez Aquarium Misterioso, un sistema parecido al anterior que probablemente mostraba la cabeza que vemos sumergida en la pecera moviéndose y comunicándose con los maravillados espectadores:


A mano derecha superior nos encontramos con El busto enigmático de Silvia, alguna especie de artimaña similar a las anteriores.

Y finalmente abajo a la derecha vemos una representación de lo que sería La mujer sirena y que probablemente fuese un sistema de hilos o cuerdas sosteniendo un cuerpo en movimiento en el aire.

*****

En definitiva hasta ahora hemos visto algunas de las maravillas y rarezas que se nos ofrecía en un parque que, por las crónicas y reportajes que se realizaron en esa misma época y que hemos podido recuperar a través de galerías privadas y de hemerotecas ocultas, fue algo así como un boom, un éxito sin precedentes que congregaba semana tras semana a la más florida burguesía de la capital catalana, un público ávido de nuevas sensaciones y del exotismo que llegaba a rodear cada una de las rides que componían el lugar.

Dejo aquí este detallado y minucioso análisis de página a página para dar paso a una segunda parte en el día de mañana y poder acabar de comprender, admirar y valorar algo que todavía a día de hoy nadie ha sabido valorar como se merece por parte de una Barcelona tan preocupada (en ocasiones en exceso) por la memoria histórica y los elementos culturales del siglo pasado.

Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada