lunes, 29 de abril de 2013

RCT Tour 2013 (Parte 4)

Hasta este punto os he mostrado ya un largo recorrido en una trepidante ruta a través de grandes ciudades, pequeños y ocultos parques o grandes y conocidos credits a lo largo de este y el centro de China, rodeando la zona de Shanghai próxima a la costa.

En la última entrega os hablé del que será el gran recorrido del viaje, un desplazamiento a lo largo de más de 1200 kilómetros mediante el moderno tren-bala en dirección hacia el norte de China y con un claro destino: la enigmática Beijing.

Así pues hoy, en Bloggercoaster, os relataré el calendario previsto para esta zona rica en cultura e historia chinas pero, sobretodo y por lo que nos ocupa, rica en parques temáticos, de atracciones y jugosas coasters.


Día 7: maratón olímpica en Beijing

El tema es serio, llegaremos a Beijing tras haber probado 13 parques, casi una treintena de credits y un incontable número de rides, por lo que llegar a la ciudad y acostumbrarnos a ella (y a su más que conocida polución) deberá ser un proceso tranquilo, pero constante. No tendremos prisa por descubrir sus parques, pero deberemos hacerlo sin pausa.

El espectacular skyline de Beijing nos acogerá entre sus luminosos brazos...
FOTO: Chinateacherplacement.com
Con esta premisa abandonaremos el hotel el primer día en busca de varios parques de distinta tipología para poder comprobar aspectos tan importantes como el mantenimiento, las cargas o los tiempos de cola. Todo ello aderezado con descubrir dos de los sistemas de transporte más usados en la ciudad oriental: el metro y el taxi.

Sun Park

El primer objetivo que se nos pondrá a tiro es este parque de mediano tamaño que goza con uno de los catálogos de credits más variados y variopintos de la región, por lo que inmediatamente se convierte en un objetivo a abatir por parte del RollerCoaster Team.

Una vista panorámica de Sun Park, con amplios jardines y mucho verde, frente a la ciudad
FOTO: Beijingchaoyangpark.com
Entre sus instalaciones podemos encontrar la friolera de 8 credits a cada cual más pintoresco: Fruit Worm (la clásica kiddie de Golden Horse), Jungle Mouse (sobran presentaciones para uno de los clásicos chinos), Mine Coaster (posiblemente una de las mine-trains más locas y surrealistas que podamos riddear en todo el viaje), Rainbow Children Coaster (una kiddie que bien podría considerarse una Big Apple con esteroides), Roller Coaster (la clásica multi-looper a imagen y semejanza de las Arrow de los 80), Sliding Dragon (cómo no podía faltar una powered de doble hélice), Space Scooter (otra de esas versiones libres, esta vez de una junior coaster de Vekoma en versión china) y Spinning Coaster, el pleno al quince en forma de spinning por parte de la archi-conocida Golden Horse.

Y sí... esta es una de las flats "raras" que experimentaremos. ¡Preparando biodraminas!
FOTO:  Duane Marden
No brilla precisamente Sun Park por tener ni un sólo credit único en el mundo porque, de hecho, podríamos hablar de este parque como del perfecto ejemplo de catálogo coasteril chino. Pero de algo sí estoy convencido: visitando este parque lograremos encontrarnos con la cultura de parques de atracciones anterior a la intrusión del material de occidente. Todas las constructoras de credits de este parque son chinas, por lo que en ningún momento veremos o riddearemos nada que tenga mano de obra occidental. Un curioso e intrigante dato que valdrá la pena tener en cuenta.


Beijing Shijingshan Amusement Park

Tras este nombre de compleja pronunciación se esconde todo un propósito de parque de atracciones (dicen que el mayor de toda la región en cuanto a extensión de terreno) y un compendio de rides bastante particulares que posteriormente comentaré.

Una de esas deliciosas mine-trains con gran cantidad de túneles y theming
FOTO: Duane Marden
Su catálogo, como ya os he comentado, es largo y no es que ofrezca demasiada originalidad, pero probablemente será como cuando visitamos un restaurante de fast food donde aquello que comamos lo haremos con hambre, pese a haberlo probado ya decenas de veces con anterioridad.

Algunos de los integrantes del RTC probamos algo parecido ya en Plopsa de Panne... ¿será esta igual?
FOTO: Martin Valt
Empecemos por Atomic Coaster (una dolorosa multi-looper a imagen y semejanza de las Arrows ochenteras), Feng Shen Coaster (una curiosa shuttle que ya habremos tenido la oportunidad de catar en otros parques chinos con anterioridad y que nos demostrará la capacidad de los airtimes y loopings orientales), Jurassic Adventure (una especie de indoor junior coaster similar a las de Vekoma y con un theming totalmente identificable en el mundo de los dinosaurios), Mine Coaster (que creo que no hace falta ni decir que se trata de eso, de una mine-train de factura china), Shenzhou Coaster (otra de esas imitaciones de SLC de Vekoma en versión china), Space Trip (una más que suculenta versión china de las jumbo jet de Schwarzkopf... pero sin la suavidad alemana), Spinning Batman (probablemente la rareza del parque, una especie de suspendida de vagones individuales a lo largo de un sinuoso recorrido tematizado) y Worm Coaster, una descarada imitación de las wacky worms occidentales.

Sí, es un top spin y sí, es un orco. ¿Es un orco spin? Pues eso parece señora...
FOTO: Scenery-cultural.china.com
Lejos de acontentarse con ofrecernos tal cantidad y variedad de credits, este curioso parque también nos regalará el poder riddear una enorme torre free-fall escondida dentro de una torre de castillo o un curioso topspin oculto entre los brazos de un gigantesco ogro. ¡Ya sólo con estos dos conceptos me venden el parque!

---

Aunque visitar 2 parques y riddear 16 credits puede ser algo realmente cansado, puede que este día nos queden fuerzas todavía para hacer una pequeña y rápida visita a la famosa Ciudad Prohibida de Beijing, lugar de culto para millones de chinos (y de turistas) y, dicen, uno de los rincones más fascinantes de la cultura china. Más que suficiente para despertar nuestra curiosidad cultural y llenar a tope nuestras cámaras fotográficas.

Día 8: hiper-theming al cuadrado

El objetivo para este segundo día en la ciudad de Beijing es claro: catar calidad. Y para ello nos hemos propuesto en ruta la visita a tres parques, alguno de ellos quizás más destacado que el resto, pero los tres objetivos al fin y al cabo.

Happy Valley Beijing

A estas alturas habremos ya catado la excelsa calidad que Happy Valley aplica a todos sus parques, no sólo en cuanto a distribución o cantidad de tematización artificial, sino también en cuanto a la compra de credits de renombre y valía al precio que sea.

El imponente aspecto del theming del Happy Valley de Beijing, visible desde todos sus ángulos...
FOTO: Hang Xun
Es por ello que vale la pena echar un vistazo a las conocidas 5 coasters que allí nos encontraremos y que estoy seguro que os sonarán por sus nombres: Extreme Rusher (un invento de S&S Worldwide en el inicio de su extensa campaña de promoción a lo largo y ancho del país oriental, una launched digna de admirar y cómo no, de riddear), Golden Wings in Snowfield (la clásica SLC y esta vez de Vekoma, aunque con una particularidad más: igual que la sevillana Jaguar, esta también goza de una hélice extra), Harvest Time (la que podríamos clasificar como la spinning de Golden Horse más tematizada del mundo), Jungle Racing (uno de los ejemplos más tematizados de mine-train de Vekoma estándar) y para finalizar el credit estrella de este parque: Crystal Wing. Me parece a mi que poca presentación requiere una de esas coasters que se te quedan grabadas a fuego en tu cerebro desde la primera vez que ves una de sus espectaculares fotografías:

Creo que sobran palabras, posiblemente la coaster más tematizada del mundo.
FOTO: ThemeParkGuy
Y es que Crystal Wing ha sido, desde que empecé a interesarme por su construcción, uno de esos credits que se me han puesto entre ceja y ceja y que, si todo va bien, podré saciar el hambre de probar por una vez en esta vida. He probado ya su layout en Six Flags Great Adventure y camuflada en forma de Superman, pero no con el nivel de theming que presenta este coloso de roca artificial.

Con Crystal Wing las cámaras van a sacar chispas...
FOTO: ThemeParkGuy
Aparte de la conocida e icónica Crystal Wing y el resto de credits, también encontraremos en este parque un sinfín de rides destacadas, todas ellas rodeadas de la más increíble ambientación y de construcciones imitando rocas o abandonados templos que estoy seguro que nos harán abrir la boca, asombrados, en más de una ocasión.

Aoyun Fuwa Paradise

Este es uno de los dos parques que tenemos previsto visitar siempre y cuando la disponibilidad horaria nos lo permita (ya que sabemos de antemano que las operativas y colas en Happy Valley nos pueden llevar bastantes horas de espera). Aún así sus reducidas dimensiones y el hecho de que el objetivo sea un sólo credit pueden ayudar a la hora de disfrutar de este diminuto recinto.

Infecta, dolorosa, peligrosa, precaria... ¡DEME DIEZ!
FOTO: Peter Fleischman
Como he dicho, el único credit que encontraremos en este lugar es Happy Racing Boat, una wild mouse 100% china que nos hará descubrir probablemente nuevas dimensiones de dolor e intensidad a dosis elevadísimas.

Beijing World Park

Algo mayor que Aoyun Fuwa Paradise, Beijing World Park puede significar no solamente el descubrimiento de un nuevo y característico credit sino también de un bonito y fotográfico parque temático.

Un cúmulo de bonitos y pintorescos paisajes con reminiscencias claramente europeas en Beijing World Park
FOTO: cgdd.bjft.gov.cn
Contiene un sólo credit llamado Canyon Adventure, una especie de mine-train que goza de gran cantidad de theming rocoso alrededor suyo y que también puede que nos ofrezca momentos de airtime inesperado.

¿Airtime o no airtime? China es la cuestión...
FOTO: ThemeParkReview
El resto de este pequeño parque está compuesto por pomposos homenajes arquitectónicos a algunos de los iconos culturales más destacados del mundo tales como los grandes castillos alemanes, la Torre Eiffel, el Big Ben o el puente colgante de San Francisco.

---

Debido a la menor intensidad en la visita a estos tres parques es posible que esta noche la dediquemos a descubrir de manera más profunda las recónditas calles comerciales y gastronómicas de la vieja Beijing, descubriendo los famosos contrastes que, aseguran, creó el lavado de cara que oriente quiso hacer a los barrios marginales de la antigua Pekín con motivo de las modernas olimpiadas celebradas en 2008.

Lo que está claro es que deberemos ir preparando ya la maleta, pues esta fugaz visita a la "ciudad prohibida" pone el punto final a nuestra aventura asiática, no sin contener una generosa cantidad de recuerdos y anécdotas para guardar en nuestra memoria coasteril.

Día 9: ¡Hasta pronto China!

Tomaremos a muy primera hora del día el tren en dirección al aeropuerto internacional de Beijing desde donde saldrá nuestro vuelo en dirección a Viena mediante la compañía Austrian Airlines, un vuelo que de manera similar al de la ida nos llevará durante 11 horas a recorrer buena parte del continente asiático y la Europa del este, sobrevolando el famoso "techo del mundo", la cordillera del Himalaya.

Hacia el infinito y... Viena.
FOTO: Starallianceemployes.com
Si todo sale tal como lo hemos previsto llegaremos a Viena entorno a primera hora de la tarde y a partir de aquí...

*****

No, no. No os preocupéis. No me he despistado describiendo la última parte del RCT Tour 2013. Es simplemente que como ya os comenté en el primer episodio de este característico pre-diario de viaje, las sorpresas y diferencias con el resto de viajes que hemos realizado años atrás iban a ser significativas.

No quiero desvelar más, pero en la siguiente entrada (la quinta de esta particular saga) os explicaré qué haremos Jaume, Luis y un servidor en este punto del viaje. Sólo os daré una pequeña pista: el RCT Tour 2013 de este año durará 11 días... y hasta ahora sólo hemos hablado de 9 de ellos...

1 comentario:

  1. Lo de ridear Crystal Wing es para enmarcar en el CV...

    ResponderEliminar