lunes, 30 de enero de 2017

IMG Worlds of Adventure (parte 3)


Habiéndonos desviado ligeramente de nuestra senda de análisis de parques, es momento de volver a encarrilar la aventura y seguir completando, ride a ride, coaster a coaster o restaurante a restaurante cada uno de los ingredientes que nos presenta el nuevo y completo parque temático indoor de IMG Worlds of Adventure, en la bulliciosa y moderna Dubai.

Durante el anterior episodio de este particular paseo pudimos descubrir la estrambótica y pintoresca área temática de Cartoon Network, repleta de elementos de toque infantil y juvenil, cargada hasta los topes de referencias y franquicias de mayor o menor valor y con una variedad de rides que, pese a no ser plato del mejor de los sibaritas, saciaban poco a poco nuestra hambre de parques. A continuación os dejo el enlace a las entradas ya publicadas de este análisis, para que les echéis un vistazo antes de empezar con esta:
Así que hoy, en Bloggercoaster, es momento de echar gasolina a nuestro jeep, cargar con nuestro sombrero a lo Indy y adentrarnos rápidamente en la selva para descubrir una civilización antigua en la que los habitantes no somos nosotros los humanos... ¡sino los dinosaurios!:


He de confesar que la idea que tenía de este área temática instantes antes de poner pie en ella era algo diferente de lo que finalmente resultó ser. Si bien los dinosaurios son, efectivamente, el ingrediente principal de este banquete prehistórico, hay algunos elementos que distorsionan y me atrevería a decir que enriquecen bastante el resultado final. Por ello no será raro que algunas de las fotografías que observéis en esta entrada os puedan evocar recuerdos del steampunk, el futuro post-apocalíptico o incluso las civilizaciones antiguas.

También he de puntualizar, antes de meternos de pleno en el meollo, que uno de los puntos flacos de este área temática es la escasez de luz, por lo que las fotografías que riegan este análisis las tuve que sacar a pulso y sin uso de trípode, además de haberlas tenido que retocar ligeramente para iluminar muchos puntos de oscuridad abundantes en la zona. Si ese retoque afecta la resolución y el resultado, mis mas sinceras disculpas ya que he hecho todo lo que he podido para ofreceros la máxima calidad posible.

Dicho esto, retomemos el hilo donde lo habíamos dejado en el anterior episodio del análisis, a la salida de la circular área de Cartoon Network. Caminábamos por una amplia avenida de unos 20 metros de anchura donde, como os he comentado, vamos perdiendo progresivamente los puntos de referencia de la iluminación para encontrarnos, a cada paso que damos, con más y más oscuridad (regada con algún cálido foco amarillento):


Nada más acceder al área, con los colores de todo el theming y la decoración adaptados ya a ese tono cálido y terroso, nos encontramos a mano izquierda con el primer puesto de comida de Lost Valley que, bajo el nombre de Fruit Station, nos venderá fruta fresca y zumos a pie de calle:


Y a diferencia del área de Cartoon Network, en el caso de Lost Valley proliferan los elementos urbanos y de servicios que tapan, rellenan y complementan todos los huecos vacíos derivados de unos viales tan y tan espaciosos. Así es como al lado mismo de la Fruit Station nos encontraremos con una especie de pérgola de madera llena de mesas de picnic y mesas de cafetería en el exterior, lugar en el que podremos degustar la comida que compremos en los alrededores o, como en ocasiones se echa en falta, poder descansar un poco las piernas:


Avanzamos un poco más por el callejón que en apenas unos metros se torna algo más angosto y nos presenta, a lado y lado del mismo y con una perspectiva algo forzada un buen puñado de edificios con fachadas tematizadas:


A mano derecha nos encontramos con un imponente edificio culminado en un vistoso molino de hierro y que ofrece el cartel de Dinosaurium. Pese a que aquello estaba completamente cerrado, da la sensación de que es alguna tienda que no llegó al corte de abrirse durante esta temporada ya que tampoco aparece listada en el mapa del parque:


Pero junto al misterioso Dinosaurium sí que encontramos un edificio abierto, en este caso se trata de uno de restauración con servicio a pie de calle bajo el nombre de Wing-Stop, donde podremos degustar deliciosas alitas de pollo al más puro estilo americano y toparnos con una preciosa fachada donde predomina la forma de una bola terráquea de hierro junto a un torreón envejecido:


Justo frente a Wing-Stop encontramos la que es la primera tienda del área: The Explorer's Supply, rematada con una temática industrial/colonial bastante espectacular y que resulta ser, a su vez, la salida de Forbidden Territory (una ride de la que os hablaré un poco más adelante):


Como era de esperar, en su interior encontraremos decenas de elementos de merchandising relacionados directa o indirectamente con la ride, el área o incluso el parque, pero lo que más predomina ante todo son los dinosaurios, en especial los velociraptores:


Y lo más sorprendente de todo es que al no tener una franquicia en la que poder apoyarse (todos tenemos en mente ahora mismo la mítica Jurassic Park) el parque se las apaña para ofrecernos una buena cantidad de camisetas, tazas y demás bártulos con un resultado bastante atractivo para el visitante.

Aventura a gran escala

Dejamos atrás lo que podríamos llamar la antesala de esta zona temática para entrar, ahora ya sí, en el meollo de la cuestión e impregnarnos de toda la esencia auténtica de esta curiosa Lost Valley. Una vez hemos recorrido la avenida que venía de Cartoon Network y hemos recorrido ya las primeras tiendas y restaurantes, es momento de encontrarse en una gran plaza abierta presidida por una gigantesca estatua con arcos en la zona inferior y a través de la cual podremos pasearnos libremente:


Ciertamente, echando un vistazo al mapa y a la distribución de los edificios en este punto en concreto, tiene pinta de que tampoco llegaron a tiempo con lo que sea que quisieran meter justo debajo de esos arcos. Quizás un pequeño restaurante de snacks, quizás una pequeña tienda al "aire libre"... a saber, lo que sí es cierto es que este monolito tematizado impone muchísimo:


También en esta gran plaza nos encontraremos con un pequeño puesto llamado Churro & Pretzel Station, donde podremos degustar estas conocidísimas frituras parqueriles tan extendidas por todo el mundo (y es que sí, amigos y amigas, los churros se venden más en EEUU que en España). He de decir que me pareció realmente bien traído todo el puesto, su decoración y distribución:


Esta gran plaza cuenta con 3 viales que entran y salen de ella, uno de ellos es del que venimos, que conecta directamente con Cartoon Network. Otro de ellos, salvaguardado por una gran y preciosa cascada artificial, nos conducirá directamente hasta la zona de la entrada, el IMG Boulevard:


Y conecta con esa zona con un gigantesco arco custodiado por dos torretas envejecidas:


Lost Valley se sitúa en pleno centro del pabellón principal de IMG Worlds of Adventure, por lo que no es de extrañar que las medidas de absolutamente todo sean, como veis, colosales.

Rides variadas y equilibradas

Pero lo que sin duda encontraremos más interesante en esta gran plaza central, más allá del theming y los elementos urbanos que adquieren una belleza realmente admirable, es la presencia de The Forbidden Territory, una apuesta sin duda arriesgada por parte del parque que ha querido, con esta dark ride de corte bastante actual, ofrecer a sus visitantes un auténtico viaje a través de una espesa jungla donde nos veremos las caras, efectivamente, con dinosaurios:


Pese a la grandeza de todo lo que envuelve a esta ride (la entrada, la zona de colas, la estación y el camuflaje de semejante armatoste en medio del parque) la verdad es que el resultado final deja mucho que desear para alguien que haya podido probar, por ejemplo, la mítica Dinosaur de Animal Kingdom o las magistrales Indiana Jones de Disneyland Anaheim o Tokyo DisneySea.

Sí, en todas viajaremos a bordo de un enorme jeep para explorar un mundo "perdido", pero en el caso de The Forbidden Territory, la cosa rebaja un par de peldaños en cuanto a calidad e inmersión, resultando ser un paseo algo movidito por diferentes escenarios repletos de animatronics que quieren pero no pueden ni siquiera sorprender. Reducción de costes por todas partes, efectos demasiado predecibles y, en general, un quiero y no puedo tras otro.

Recuperados del viaje entre velociraptors y tyranosaurus, es momento de volver a cargar nuestras mochilas de visita del parque y enfilar la que es la tercera calle que sale de la plaza central de Lost Valley.

Presenta un aspecto altamente tematizado (lo cual es francamente sorprendente para un parque indoor de este tamaño), es posiblemente uno de mis rincones favoritos en este parque ya que representa un enorme puente de piedra que deberemos atravesar para seguir descubriendo más parque:


A lado y lado de este falso puente, de unos 8 metros de anchura, encontraremos elementos inmersivos así como alguna que otra sorpresa en forma de animatronic, como es el caso de este gigantesco cocodrilo que despertará cada 15 o 20 segundos para abrir sus poderosas mandíbulas y levantar una ola de agua. Podéis también haceros una idea, viendo esta fotografía, del tamaño y altura que tiene en este punto el pabellón cubierto donde nos encontramos:


Tras el paseo por esta preciosa avenida, es momento de encontrarnos con todo un clásico en el mundo de los parques de atracciones y temáticos, un clásico que en esta ocasión responde al nombre de Dino Carousel y que, efectivamente, se trata de un carousel aunque con algunos toques temáticos dignos de mención:


Por una parte, acorde con la oscuridad del área, se trata de un punto pobremente iluminado pero en esta ocasión intuyo que se trata de una técnica para reforzar la belleza cromática de las centenares de lucecitas LED que decoran todo el carousel de arriba a abajo. Además, un toque que me pareció genial es el hecho de que en lugar de caballitos, el Dino Carousel presenta colgados de las barras que giran constantemente dinosaurios de todos tipos y tamaños. Eso por no nombrar los medallones en forma de grandes ojos de reptiles que decoran la parte superior de la pérgola. Nice touch, IMG.

A escasos metros del Dino Carousel nos asombraremos con la presencia de una gigantesca estructura de madera y acero, perfectamente integrada con el entorno y que responde al nombre de Adventure Fortress:


Indagando un poco, por lo visto se trata de la segunda estructura de madera con toboganes más grande del mundo, un encargo complejo y repleto de pasillos, puentes colgantes y, obviamente, toboganes a los cuales hay que acceder a través de unas escaleras de caracol situadas en el interior de la estructura y que harán sudar la gota gorda al más atlético de los visitantes:


Pero si os he de ser sincero, es uno de los mejores momentos de toda la visita. Elevarse a unos 30 metros de altura por encima de todo el parque y poder sacar fotografías de absolutamente todo lo que se ve desde la torre merece la pena, echad sino un vistazo a esta instantánea, digna del libro más complejo de ¿Dónde está Wally?:


Y sí, me tiré por el tobogán más alto de todos. Una odisea de diminutos golpecitos que le iban desencajando a uno poco a poco hasta adquirir una endiablada velocidad justo antes de llegar al final, donde una estructura alargada de acero te frena por completo, sano y salvo.

La diversión, de vez en cuando, requiere algo de divertido dolor.

La hermana de Blue Fire

Una vez explorados y recorridos todos los recovecos del Adventure Fortress es momento de respirar hondo para enfrentarnos a la que, quizás, sea la amenaza más interesante de IMG Worlds of Adventure ya que (por fin) llega el primer credit y es el más grande que tiene todo el parque.

Para ello, eso sí, deberemos orientarnos un poco y encontrar un escondido callejón, bastante oculto del circuito central y natural y que, avisad@s quedáis, puede despistaros un poco. Por suerte, al fondo de ese callejón encontraremos el cartel de The Velociraptor:


Antes, eso sí, deberemos echar un vistazo a Raptor Outpost que, como ya ocurriera anteriormente con The Forbidden Territory, se trata de la tienda a través de la cual saldremos de The Velociraptor:


En el interior nos encontraremos de nuevo con una amplia oferta en muñequitos, camisetas, vasos, tazas y demás parafernalia consumista con una temática fija, la de los dinosaurios:


Si no nos interesa adquirir ningún producto del pleistoceno, es momento de adentrarse ahora sí en las colas y acceso de The Velociraptor, la megacoaster de Mack Rides que cuenta con un layout calcado al de la conocida Blue Fire.

El parque, nada más entrar, nos ofrece unas taquillas donde poder guardar nuestros enseres antes de probar la coaster. Consejo: pasad de las taquillas, la coaster presenta en la estación unos grandes cajones donde se pueden guardar vuestras pertenencias de una manera segura ya que, además, no tiene pinta de que The Velociraptor funcione con más de un tren (aunque a esa parte ya llegaremos):


También en este punto encontraremos una clara división en las filas de colas ya que se nos ofrece la posibilidad de entrar por las colas regulares o por las colas single rider. Consejo número 2: pasad de esta división porque apenas lleguéis a la zona donde se acumula la gente que espera a subir a la estación de carga veréis que todo el mundo se mezcla como y cuando quiere.

Y por último en la misma entrada también encontraréis el clásico asiento de prueba, tímidamente iluminado por un farolillo:


Sin más preámbulos, adentrémonos en el maravilloso reino de uno de los modelos de coaster más exitosos de los últimos tiempos, adentrémonos en el reino de The Velociraptor:


No sin antes pasar por un mar de vallas metálicas en forma de laberinto imposible de colas, eso sí:


Como he dicho antes, el punto flaco de este credit (punto flaco que no se debe a su fabricante, sino más bien a la gestión que realiza del mismo el parque) es la lenta carga ya que usan durante todo el día únicamente un tren, lo cual no permite seguir la dinámica asombrosa que encontraremos en la alemana Blue Fire.

Pero si somos pacientes y esperamos a nuestro momento, llegará el momento en el que veremos llegar a la estación los desafiantes ojos brillantes de The Velociraptor:


Sobre The Velociraptor poco puedo mostraros en materia de fotografías debido a que la inmensa mayoría de la coaster se sitúa en una zona exterior del parque a la que acceder se hace francamente complicado debido primero a que los alrededores de la coaster están vallados y segundo a que entre la parte accesible y la coaster hay una barrera de seguridad bastante alejada.

Aún así, el todopoderoso Youtube nos ayudará a descubrir de una manera más o menos detallada cómo es esta versión 2.0 de Blue Fire ya que sí, hay ligeras diferencias entre este ejemplar y el alemán y, ahí viene la controversia, tras unos minutos de reflexión y análisis de lo que habíamos vivido, tanto mi compañero Mr. Calle como un servidor llegamos a la misma conclusión: The Velociraptor es MEJOR que Blue Fire. Pero primero, el point-of-view:


El primer punto destacado es la zona de pre-show, a la que accederemos tras la salida de la coaster de la estación en la ya clásica estructura hacia la izquierda, atravesando en esta ocasión una zona de jungla pobremente integrada (ya que toda la parafernalia técnica de la coaster, los sensores, las barreras, las escaleras y las pasarelas no está camuflada en el entorno):


Como podréis observar en el vídeo, segundos antes de probar la recta de lanzamiento el tren se detiene en una larga pasarela en cuya derecha se desplega una amplia pantalla de proyección donde se nos muestra una enorme explanada desértica con un par de pterodáctilos revoloteando y peleando entre ellos hasta que se oye un temblor y aparece, por el extremo más alejado al tren, un gran tyranosaurus rex que enseguida se encara hacia los dinosaurios voladores y les espeta un rugido digno del más salvaje de los individuos.

A partir de ahí el tren se dispara y alcanzamos rápidamente la nada despreciable velocidad de 100 km/h en apenas dos segundos y medio. Al paso por la recta de lanzamiento atravesaremos velozmente una roca tematizada en las fauces de un feroz dinosaurio y a partir de ahí: el fuego en el cuerpo.

Pasamos de una agradable temperatura de entre 23 a 25 grados a un agresivo sol descubierto de entre 40 a 45 grados en apenas segundos. Más impactante incluso que la velocidad, os lo aseguro, es recibir en la cara semejante lengua de calor desértico:


A partir de ahí el layout es exactamente el mismo que en Blue Fire, los mismos elementos, los mismos puntos de fuerzas positivas y negativas, las mismas curvas e inclinaciones. Pero (y siempre hay un pero), la principal diferencia entre la versión árabe y la versión alemana es que en la árabe la velocidad de lanzamiento se mantiene más pura durante el resto del recorrido, completa el top hat con más soltura y, por lo tanto, toda la increíble colección de elementos de la coaster los completas con un plus de velocidad que acentúa todavía más su maestría.

Los airtimes de Velociraptor se notan mucho más (y el ejemplo más claro quizás es el del twistie que pasamos a través del loop, un punto que en el caso de Blue Fire es clarísimamente un floating airtime, en el caso de Velociraptor se convierte en un floating con unos claros matices de abrupt que te hace realmente despegar del asiento y notar la presión del lapbar.

Los MCBR apenas frenan, por lo que la parte del twisted horseshoe roll se convierte en un vapuleo constante en el que apenas puedes tomar aire para la firma final de la coaster, un inline twist que se convierte en una sacudida enorme hacia el exterior con unas fuerzas laterales dignas de las más extremas coasters.


En resumen: Velociraptor se convierte en un clon de Blue Fire con esteroides, lo que le otorga unas décimas más para conseguir quitar de la cumbre a una megacoaster de Mack que, quizás con algún que otro toque más de theming, conseguiría alzar las cumbres de los TOP10 de cualquier entusiasta que la pruebe. En ese sentido la versión de Europa Park es, prácticamente, invencible.

Salidos ya de Velociraptor, es momento de continuar nuestra expedición. Abandonamos la zona saliendo por la tienda que anteriormente os comenté (Raptor Outpost) para encontrarnos directamente con los dos restaurantes de mesa que ofrece el área de Lost Valley.

Por una parte tenemos el Spice Valley, un edificio que en el exterior queda marcado por un enorme depósito coronado en una vistosa e iluminada claraboya y en el cual podremos encontrar delicias indias con una predominancia de especias y picantes:


Y, como os decía, justo al lado encontraremos el 360 Express, un restaurante algo más discreto pero con una enorme cantidad de mesas en el exterior y donde podremos degustar una variedad de comida rápida (hamburguesas, patatas, refrescos) con una cantidad de delicias autóctonas algo más desviada de los menús que normalmente se ofrecen en este tipo de tiendas (hummus, ensaladas especiadas, etc.):


Por último, ya dirigiéndonos a la zona en la que se oye constantemente el paso y los gritos de los viajeros de la dolorosa Predator (que la veremos justo ahora), nos encontraremos un diminuto pero bien gestionado puesto de perritos caliente que recibe el consiguiente nombre de Hotdog Express:


Además de la archiconocida comida rápida norteamericana, también encontraremos en él palomitas, refrescos y algún que otro snack de picoteo. Y pese a que en este caso volvemos a encontrarnos con un ejemplo de edificios de restauración pegados los unos con los otros, he de reconocer que la distribución en el caso de Lost Valley me parece la más razonable de todas.

El dolor es depredador...

Tanto si hemos llenado el buche con las delicias indias o de comida rápida que nos ofrecen los restaurantes de esta zona, es momento de sumar un credit más al contador y probar la que es la segunda coaster de las 3 que nos ofrece el parque. Una coaster que, como veremos, no se esfuerza en demasía a la hora de ofrecer al viajero una experiencia más allá de la mediocridad, se trata de Predator:


Lamentablemente, el hecho de que Predator se encuentre en un parque relativamente nuevo y exótico hace que los vídeos con on-rides de ella sean más bien escasos o inexistentes, pero el punto positivo (si lo es, desde luego) es que al ser un modelo clónico, encontramos ejemplos similares a esta repartidos por todo el mundo.

En este caso os pondré el POV de Falcon editado por los geniales E-Coasters, en Duinrell (Holanda), la que fue mi primera eurofighter de Gerstlauer del modelo +320 y que, como os digo, es exactamente la misma que la que se encuentra en IMG Worlds of Adventure:


El acceso y salida de la coaster se realizan por una pequeña placita adyacente a la misma, por lo que, si llegáis a pillarle gusto a semejante vapuleo, la podréis re-riddear unas cuantas veces. El mayor problema, eso sí, es que ofrece una carga bastante baja, por lo que mi mayor consejo es que si ese día el parque va a presentar un attendance alto, corráis directos a ella ya que en algunos momentos puede acumular colas de hasta una hora:


Lift, drop a 90º y una vez adquirida la velocidad correcta rodaremos a través de un loop que pese a que presenta una estructura bien definida, no se muy bien por qué, resulta ser cabezón y desequilibrado:


Tras el loop nos enredaremos en varias ocasiones pasando por curvas peraltadas y hélices varias, un heartline bastante forzado y una frenada progresiva y bien medida a través de frenos magnéticos para conectar de nuevo a estación.


Una coaster que en su versión holandesa (la Falcon que podéis ver arriba) la tuve en la parte más baja de mi ranking personal durante varios años y que, tras riddear esta versión en IMG Worlds of Adventure me doy cuenta exactamente del porqué: la mires como la mires, es mala, forzada, con multitud de transiciones pésimamente diseñadas y ofrece apenas un ápice de experiencia para alguien que haya catado ya los conceptos de inversiones en coasters de otros fabricantes.

Pero, como siempre sabemos que se dice en estos casos, nos guste o no:


Abandonamos ya los últimos metros de Lost Valley para encontrarnos de nuevo con una amplia avenida que nos conducirá a los alrededores de Marvel Zone, la última área del parque que nos quedará por analizar.

Este tramo ofrece distintos puntos temáticos en los que vale la pena fijarse, como puede ser un gigantesco brachiosaurus a mano derecha que alza su cuello por encima del vial, una gran pared de roca artificial genialmente ejecutada a mano izquierda o las que fueron las jaulas promocionales donde llevaron a los primeros dinosaurios cuando se presentó al pueblo de Dubai la magna obra de IMG Worlds of Adventure. Lo podréis situar todo en la siguiente fotografía:


La clave que diferencia Lost Valley del resto de áreas es que en este caso los espacios están medidos, reducidos y compactados mediante geniales obras de theming que evitan ampliar los viales más allá de nuestra vista, dando una sensación tropical y acogedora que las otras áreas convierten, irónicamente, en frío visual.

Llegados al final de la parte que corresponde a Lost Valley nos encontramos con otro enorme portón (esta vez no culminado en forma de arco, sino únicamente custodiado por las dos gigantescas torres antorcha iluminadas desde la parte inferior:


Y llegados a este punto es donde podemos decir que dejamos atrás la que posiblemente sea la mejor área temática de todo el parque junto con Marvel Zone.

Dos coasters, una dark ride, una ride mecánica familiar y un walkthrough en forma de torres de madera culminadas con toboganes y demás parafernalia. Buena variedad de restaurantes con un rango de precios más que generoso, varias tiendas (las justas como para no saturar el bolsillo del visitante como sí ocurría en Cartoon Network) y en general una distribución de viales y caminos mucho más orgánica y razonable, quizás tradicional, pero efectiva.

Ejemplos como el de Lost Valley son los que nos indican que IMG Worlds of Adventure puede haber sido una apuesta arriesgada y sesgada por los recortes de inversión, pero sin duda alguna digna de ofrecer al visitante una experiencia de inmersión temática similar a la de un parque europeo o norteamericano.


Y hasta aquí llega este tercer episodio de análisis de IMG Worlds of Adventure donde hemos podido ver el área temática de Lost Valley al completo, detalle a detalle y paso a paso.

Nos quedan por delante un mínimo de dos entradas más, una en la que acabaremos de analizar el área que nos falta (Marvel Zone) y otra donde intentaré comentar los pros y contras de un parque que, una vez visitado, no está exento de polémica o debate dada su gran cantidad de aciertos, así como de garrafales fallos.

Y a vosotr@s, ¿qué os ha parecido Lost Valley?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada