jueves, 13 de octubre de 2016

Food Porn parqueril (#4)


Vuelve una de las secciones más populares de Bloggercoaster, donde nos juntamos alrededor de una mesa para probar las delicias más exóticas, desconocidas o variadas que nos encontremos en aquellos restaurantes que nos ofrezcan los parques temáticos y de atracciones que visitamos.

Hasta el momento hemos podido probar comidas de distintas partes del mundo, con distintos enfoques e ingredientes, de mayor o menor coste, pero en el capítulo de hoy quiero mostraros un tipo de gastronomía que bien podría tener su propia categoría dentro de las comidas de parque: la gastronomía de la todopoderosa Disney.

Así pues hoy, en Bloggercoaster, vamos a hablar de los menús, platos y exquisiteces que he podido encontrar en 4 parques distintos de la cadena del ratoncito animado, restaurantes que, a su vez, han sido algunos de los mejores en los que he podido disfrutar del sano y noble arte de ingerir comida preparada.


Yak & Yeti Restaurant
(Animal Kingdom, Orlando)

Iniciamos nuestro recorrido a través del Yak & Yeti Restaurant, uno de los restaurantes más destacados en el circuito gastronómico del siempre singular Animal Kingdom, uno de los cuatro parques que la compañía Disney gestiona en Orlando y un ejemplo muy claro de la calidad que gasta la misma en sus restaurantes:


Situado en el interior del área temática de Asia, el Yak & Yeti se aleja de la imagen "asiática" que podamos tener, para mostrarnos una mezcla estética con tendencias similares a la de la cultura nepalí, toques vistosos y azules en las fachadas exteriores y texturas terrosas y tonalidades cálidas en el interior, donde también hay una gran cantidad de madera oscura tanto en los muebles como en los elementos decorativos (estatuas, centros, columnatas, fuentes, etc.):


En mi caso probé dos platos del menú (con más de 40 platos donde encontramos ensaladas, aperitivos, sopas, noodles, woks, boles y menús infantiles). El primero fue un Dragon Roll (una variedad de sushi que en el caso del Yak & Yeti se basa más en los condimentos que en el propio roll en sí) y el segundo esta deliciosa ensalada de atún marinado servida con una rica variedad de fruta y verdura y una salsa deliciosa. Todo ello regado con el sorprendente hallazgo (en estas tierras estadounidenses) de mi cerveza asiática favorita, una Sapporo japonesa:


Vale la pena aclarar que los platos y menús del Yak & Yeti no se adecuan al bolsillo más ahorrador. De hecho, prácticamente ningún restaurante de Disney lo hace. Las tarifas en el caso del restaurante de Animal Kingdom varían entre los 6 euros de los platos más sencillos (y diminutos) hasta los 12-25 de los platos principales.

¿Hay restaurantes más baratos en Animal Kingdom? Sí, pero si lo que buscáis es una experiencia gastronómica que se englobe con la mágica sensación de un paseo por los países exóticos que abandera el parque, comer o cenar en un restaurante como el Yak & Yeti es algo prácticamente obligatorio.

Vulcania
(Tokyo Disney Sea)

Que mi visita a la franquicia japonesa de Disney fue algo totalmente único y difícilmente repetible es algo que ya quedó patente en su día. Pero entre los dos parques temáticos que encontramos en la bahía japonesa, hay uno de ellos que adquiere una calidad excelsa, rozando las primeras posiciones de cualquier ranking que nos propongamos, sea en el ámbito que sea. Y es ahí donde decidí degustar las grandes artes culinarias japonesas envueltas del sello de calidad Disney y comer en el Vulcania, el restaurante que podemos encontrar en la céntrica y a la vez oculta área temática de Mysterious Island:


La premisa temática del Vulcania viene dada por toda la inmersión temática que sufrimos una vez nos decidimos a adentrarnos en este asentamiento tecnológico extraído directamente de la imaginación de Julio Verne y con ese pequeño toque de steampunk que se le otorga a toda la zona en general. Nos encontramos en un antiguo asentamiento científico donde se hacían pruebas energéticas con el vapor que se extraía del interior del volcán y que posteriormente fue adaptado para servir como cantina, donde los marineros del Capitán Nemo podían comer y a la vez compartir las batallitas del lugar.

Así pues tenemos una decoración basada en una excavación en roca viva y repleta de tuberías, motores, paneles de control y estructuras de hierro. En todo momento el rumor del vapor corriendo por las tuberías se hace latente y la iluminación, más bien tenue y rebajada, varía minuto a minuto para transportarnos automáticamente al interior de las cavernas de las distintas salas de las que dispone el Vulcania:


La gastronomía que podemos encontrar en el Vulcania se sirve, evidentemente, de las delicias tanto en frituras como en vapor que podemos localizar en la cocina china y japonesa teniendo especial importancia la variante de dim sums y platos basados en la cocción al vapor (ya que sí, en Disney tienen en cuenta que el restaurante esté basado en la extracción del vapor, por ello la cocina se sirve de la energía extraída del interior de las cavernas):


En mi caso opté por probar una variedad de platillos para completar una bandeja rica en sabores, texturas y técnicas culinarias. Así fue como probé una ternera con bambú, pastel de arroz y anacardos acompañada de una ensalada aromatizada (a la izquierda), tres rollitos vietnamitas, dumplings y giozas al vapor (en su típica bandejita de bambú) y de postre una tarda de milhojas con gelatina de almendra y chocolate:


Como ocurre en la mayoría de parques temáticos y de atracciones japoneses, el precio de los platos en el Vulcania es sensiblemente más elevado de lo que incluso podríamos comparar con un parque Disney norteamericano o, sin ir tan lejos, con Disneyland Park de París. Cada platillo bordea los 1000 yenes (6 euros) y los postres se sitúan entre 4 y 5 euros. El menú que podéis observar aquí arriba me costó unos 2800 yenes, incluyendo la cerveza japonesa con la que regué mi degustación.

En el caso del Vulcania, puedo asegurar que el precio extra que podamos pagar está justificado por la espectacularidad de las salas y cavernas rocosas que encontramos en su interior. Además, cada ciertos segundos y depende de en qué rincón del restaurante nos situemos, podemos llegar a notar en el suelo el ligero temblor de los trenes de Journey to the Center of the Earth pasando por el interior de las rocas artificiales de esta gigantesca estructura artificial.

La Cantina de San Angel
(Epcot, Orlando)

Doy por hecho que adentrarse en explicar un menú tomado en Epcot es algo que puede dar lugar a mil debates y opiniones ya que la cantidad de restaurantes, variedades gastronómicas e inspiraciones culinarias que podemos localizar en uno de los parques más icónicos del resort de Disney en Orlando es, simplemente, apabullante.

La estructura de Epcot se divide en dos zonas muy diferenciadas. Una primera en la que los pabellones y la tecnología de nueva generación se abrazan para darnos a conocer la vanguardia con la que soñaba el mismísimo Walt Disney y por otra parte una segunda en la que, alrededor de un gigantesco lago, se extienden una docena de micro-áreas temáticas inspiradas en países repartidos a lo largo y ancho del globo terrestre. Cada una de estas micro-áreas puede constar de algún teatro donde se representa uno o varios shows relacionados con el lugar que se muestra, alguna ride muy específica y, lo que nos ocupa en la entrada de hoy, uno o varios restaurantes.

Así es como en el micro-área de México nos encontraremos con uno de los restaurantes más valorados de todo el parque, la Cantina de San Angel:


El restaurante se engloba dentro de la categoría de restaurantes con precios y menús más bien razonables, sin llegar a los excesos de menús extensos o mesa con mantel y cubiertos, La Cantina bebe más de la cultura de pedir tu comida en un mostrador para que, una vez servida y pagada, puedas desplazarte al lugar que desees para ingerir tu menú. La gracia es, como podréis observar en la fotografía de aquí arriba, que en todo momento las plazas para comer se sitúan en terrazas genialmente decoradas y sitiadas justo sobre el lago del parque:


Como era de esperar, en La Cantina la comida predominante tiene muchos toques inspirados directamente en la gastronomía mejicana (totopos, tacos, burritos, empanadas y tortas aderezadas). En mi caso y dado que los nachos con guacamole son una de mis comidas favoritas, me decidí por probar dos variedades del mismo plato disponibles.

Por una parte guacamole con totopos (trocitos de tomate y pimiento por encima) y unos nachos con queso agrio y cebolla, con un toque algo distinto a lo normal pero que os puedo asegurar que estaban igualmente de vicio. Todo ello regado con un vaso de refresco digno de la ocasión y servido en canastitas con papel:


En este caso quedé algo decepcionado por la calidad de las tortitas de nacho, que como rápidamente habréis podido detectar por la fotografía, se trataban de tortitas de bolsa industrial, nada que ver con los nachos que podemos encontrar en un buen puñado de restaurantes mexicanos auténticos donde se fríen y sirven al momento. Pero el guacamole, de una altísima calidad y textura, arreglaba cualquier posible desajuste en ese sentido.

¡Ah! Como os he dicho, uno de los elementos destacados de La Cantina de San Angel son las terracitas que encontramos sobre el lago y que, a última hora del día, nos ofrecen la que posiblemente sea la mejor puesta de sol que podamos encontrar en Florida:


Como ya os vengo diciendo a lo largo de toda la entrada, la comida en Disney no es para nada barata y pese a que pueda parecer que La Cantina de San Angel es una excepción dado el sistema de comida que presenta, no es este el caso. Los nachos, por ejemplo, nos cuestan 10 dólares cada cesta y en la variedad de totopos nos salen por 8. El precio más elevado asciende a los 13 dólares y el más económico ronda los 6 dólares, con un precio de casi 3 dólares el refresco.

Queen of Hearts Banquet Hall
(Tokyo Disneyland)

Volviendo de nuevo a tierras asiáticas, es momento de echar un vistazo a la combinación y mestizaje gastronómico que se puede encontrar en los restaurantes de la compañía en Tokyo Disneyland, la flagrante bandera del ratoncito Mickey en el país del Sol Naciente.

En mi visita a este genial parque temático me decidí por Queen of Hearts Banquet Hall, un restaurante bastante céntrico situado en el área de Fantasyland e inspirado en los personajes de Alicia en el País de las Maravillas, concretamente en la reina de corazones, personaje de sobras conocido por el entusiasta de la obra de Lewis Carroll:


En este caso nos encontramos ante un restaurante de buffet de bandeja (típico de los parques Disney, por otra parte) donde iremos llenando nuestra bandeja de aquellos platos o menús que más nos llamen la atención. Durante nuestro paseo por las distintas estancias que ocupan la zona de cocina y platos, podremos alzar la vista al techo, donde encontraremos numerosos objetos inspirados en las cocinas que la reina de corazones tiene en su particular palacio animado:


Pese a que toma especial relevancia y protagonismo la existencia de los postres y dulces en todos los menús, algo que podemos encontrar en forma de decoración y muestras a lo largo de nuestro recorrido por las distintas zonas de especialidad:


También encontré muchísima variedad en platos frescos y sin cocinar (ensaladas, bocadillos, fruta, macedonias, etc.) servido en todo momento sobre mesas de hielo para conservar y potenciar la frescura típica de este tipo de platos:


En mi caso opté por una ensalada césar perfectamente condimentada (y con una salsa especialmente sabrosa), una arrachera de ternera con tomate sofrito, puré de patata natural y brócoli, un plato de arroz blanco al vapor (para acompañar con el tomate del filete) y de postre una mousse de corazón de fresa con mermelada de frutos rojos, nata y menta:


Para acompañar, pedí un vaso de refresco (se cobra únicamente el vaso y luego puedes hacer re-fill, simplemente pidiéndoselo a la enorme cantidad de camareros y camareras que se pasean constantemente por las salas de mesas).

Como os decía, pese a que el plato fuerte del Queen of Hearts Banquet Hall son los postres y las ensaladas dulces, en él encontramos una buena variedad de platos salados como la hamburguesa de ternera con queso, la sopa de corazón de pasta minestrone o el pez espada a la parrilla:


Al tratarse de platos algo más sólidos y con más consistencia que en el caso del Vulcania de Tokyo Disney Sea, en el Queen of Hearts Banquet Hall los menús son sensiblemente más caros, pero la sensación de saciedad es mayor y no hace falta poblar nuestra bandeja de distintos platillos sino que con una ensalada y un principal nos da de sobras para quedar satisfech@s.

Los precios en este caso se mueven entre los 500-700 yenes en caso de los postres y ensaladas y los 1200-1500 yenes en caso de los platos salados, más consistentes y repletos.

*****

Y hasta aquí llega esta nueva entrada en la que hemos puesto la lupa gastronómica sobre 4 de los múltiples restaurantes que se pueden encontrar en los parques temáticos de Disney alrededor del mundo.

Lo que sí queda claro tras ver esta entrada es que si optamos por comer menú tanto para mediodía como para la cena, es algo que nos va a costar sensiblemente más caro que en el resto de parques temáticos/de atracciones del mundo. Preparad pues un buen bolsillo (pese a que siempre podéis optar por los clásicos puestos de snacks que también poseen los parques Disney en todo momento).

Sea como sea, la calidad en los parques del ratoncito Mickey es de un nivel difícilmente igualable y con una variedad de ingredientes, técnicas y recetas sorprendente. Os recomiendo muchísimo, si os interesa, echar un vistazo a la sección de restauración de las webs oficiales de los parques, donde encontraréis todos los menús al detalle y acompañados de su precio, para poder hacer un cálculo previo antes de plantaros delante del restaurante en cuestión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada